Atlético Coruña

Mariño: “Somos un equipo reconocible y más equilibrado tanto en juego como en resultados”

Cuando un equipo funciona, se nota en ataque y en defensa, pero sobre en las buenas sensaciones que transmite. Es la cara del Montañeros en el último mes. No solo gana partidos –cinco en seis jornadas– sino que se muestra como un bloque sólido que es sinónimo de confianza e ideas claras.

2-0 contra el Atlético Arteixo. ¿Resultado justo?
Sí, yo creo que sí. Es un resultado bien trabajado contra un equipo que sabíamos que nos podía poner en dificultades si cedíamos espacio a sus jugadores de velocidad –Denis, Nano…–. Debíamos entender que teníamos que defender fraccionados: pocos jugadores para apretar el primer balón con el objetivo de que el Arteixo no diese pases muy precisos sobre el espacio. En el balance defensivo era importante defender bien los centros laterales teniendo en cuenta su poderío aéreo.

El rival presentó un once inicial con tres centrales y dos carrileros de envergadura. ¿Cómo se ataca a una línea defensiva así?
La primera idea era tratar de ser precisos en los espacios interiores, jugar a partir del control y llevar el balón al césped. ¿Por qué? Si nosotros pretendíamos jugar directo sobre Tosca y Javi Suso, seríamos perdedores de muchas disputas porque el Arteixo tenía demasiados jugadores y demasiado altos para defender los balones frontales. Tratamos de explotar a esos futbolistas que son capaces de asociarse por dentro –Herbert, Varela, Kevin– con un buen escudero: Moure. Destaco a todo el equipo, pero en especial a Moure porque hace un desgaste físico brutal para el equipo, no solo en la posición sino que es capaz de perseguir fuera de zona, de hacer ayudas defensivas a los laterales. Nos da mucho.

Javi Suso y Tosca fueron los delanteros sobre el papel, pero en ocasiones Javi se soltaba para dentro y Herbert ocupaba su posición.
Tenemos planteados y trabajados ese tipo de movimientos porque, contra el déficit de centímetros en el juego aéreo, tenemos que aprovechar las virtudes de nuestro equipo. Aunque Herbert y Tosca son futbolistas dinámicos para apretar el primer balón, si hay un golpeo por parte del rival debemos tener un plan B. Intentamos que Javi Suso nos diese esa disputa en el juego aéreo emparejándose con el jugador más poderoso del rival; en el partido contra el Arteixo fue con Dapo y en la mayoría de las situaciones fue ganador.

¿Cambia el planteamiento de un partido al tomar ventaja en el marcador en el minuto 15?
Hay un cambio por un hecho muy sencillo: ponerse en ventaja en esta categoría condiciona el planteamiento del rival. Mauro acumuló mucha gente contra nuestra última línea, trató de que las transiciones fueran golpeos directos para las caídas a banda de Denis y de Nano con el objetivo de sacar centros, pero interpretamos bien ese tipo de situaciones, hicimos buenas ayudas defensivas y no llegaron a centrar con demasiada comodidad. Tal vez eché un poco en falta, después de nuestros rechaces, tener futbolistas un poco más frescos. El entrenador quiere que el jugador esté al mismo nivel físico durante los 90 minutos, pero no es posible. Fernando Varela bajó, Herbert también un pelín y eso provocó pérdidas inmediatas que llevaban a que el rival golpease de nuevo y tener que volver a defender centros laterales, algo que supimos controlar muy bien, con buena orientación, con la línea defensiva y las ayudas. También hubo seguridad por parte del portero y poco más se puede pedir. El partido se convirtió en un ida y vuelta que no pudimos matar en un contraataque. Tuvimos alguno que no acabamos de definir y el premio llegó en una presión de un futbolista fresco y muy dinámico anotando el 2-0.

“Ponerse en ventaja en esta categoría condiciona el planteamiento del rival”

Dio la sensación de que el equipo, con más o menos ocasiones, tuvo el partido controlado en todo momento salvo en el inicio del segundo tiempo.
Sí, hasta que ajustamos las ayudas defensivas porque el Arteixo metió mucha gente contra nuestra última línea y, que no hubiese transiciones de juego interior sino balones directos, provocó que tuviésemos que modificar. Quizá enterramos al equipo un poco más de lo que nos gustaría pero, al final, el entrenador y los jugadores quieren ganar y se debe hacer una lectura de lo que está pasando en cada momento.

Contra el Atlético Arteixo es fundamental defender bien las acciones a balón parado.
Sabíamos que Dapo, Sergio, Josito, Rebollo, Javucho son futbolistas de poderío en el juego aéreo acostumbrados a hacer daño y nosotros les emparejamos a nuestros futbolistas más fuertes y de mejor disputa. Además, situamos, sobre todo en saques de esquina, a dos jugadores en zona que nos dan mucho: Javi Suso domina muy bien la corta y Tosca, partiendo del borde de área pequeña, solventa muchos problemas. El equipo ha estado muy bien en ese tipo de jugadas.

Cinco victorias en las seis últimas jornadas.
Es un dato importante. Para mí dice que tenemos al equipo entero y que tenemos más argumentos que los que teníamos en las cinco o seis primeras jornadas, en las que tuvimos que jugar sin delanteros puros por diferentes circunstancias. Tener a buen nivel a Tosca, a Javi Suso, a Herbert le da un plus al equipo. Pasar dos meses tratando de convencer al grupo de que la idea única debe estar por encima de las ideas individuales es un tiempo bien invertido. Una vez que nuestros futbolistas se han dado cuenta de que podemos competir de tú a tú con cualquiera era lógico que este equipo iba a ganar muchos partidos y lo va a seguir haciendo.

“Pasar dos meses tratando de convencer al grupo de que la idea única debe estar por encima de las ideas individuales es un tiempo bien invertido”

¿Cómo interpretas que un jugador se vaya por la otra parte del campo al ser sustituido y que otro no celebre un gol?
Entiendo perfectamente esas situaciones porque hace dos días yo estaba en el verde. En caliente, a 170 pulsaciones, habiéndote vaciado, es lógico que en un momento dado incluso pueda haber un cruce de palabras entre jugador y entrenador. No pasa absolutamente nada. Ese futbolista tiene mi máximo respeto y, si considero que debe estar en el once inicial, lo va a estar. Son situaciones de ego que hay que entender. El fútbol es aprendizaje en muchas situaciones. De forma egoísta, el futbolista quiere estar siempre disponible y es una anécdota más.

Después de un mes ganando partidos continuamente, ¿en qué ha evolucionado el equipo?
En el tono físico de la gran mayoría de jugadores, en el convencimiento de que si las acciones mueren en el origen no significará un problema para mi equipo apretar hacia delante con espacio en la espalda y en tener en un buen momento a los futbolistas que deciden los partidos.

“Si las acciones mueren en el origen no significará un problema para mi equipo apretar hacia delante con espacio en la espalda”

¿Estás contento con el juego?
Sé que hay factores del equipo que se pueden mejorar porque hay buena materia prima y mucho potencial, pero tengo que estar contento porque los números lo dicen así. El equipo ha dado la vuelta a una situación de seis o siete empates en las primeras jornadas –nunca perdimos la cara a los partidos porque solo tenemos tres derrotas– pero nos costaba ganar. Ahora somos un equipo reconocible y más equilibrado en cuanto a juego y resultados.

Tuvisteis una semana de tres partidos a principios de noviembre y ahora volvéis a tener otra. ¿Cómo está el equipo para afrontar esta situación?
Lo veo bien. Nuestros jugadores son chicos responsables que saben cuidarse, hay una relación muy directa del cuerpo técnico con ellos y aquellos que no están en buenas condiciones no son egoístas y dejan sitio a otros. Somos un equipo que tenemos fondo de armario; de los 16 futbolistas de la convocatoria contra el Arteixo, cualquiera puede estar en el once inicial en cualquier partido.

¿Hay techo para este equipo a nivel de objetivos?
No le encuentro techo a este equipo. No me gusta eso que dice todo el mundo de ‘partido a partido’ pero realmente las temporadas te ponen donde mereces al final. Me fijo en el rival inmediato y buscamos la forma de meterle mano, de protegernos ante sus virtudes y, para mí, lo que es fundamental es no especular. Nos da la vida salir a ganar todos los partidos. El fútbol que me divierte es el de salir a buscar al rival, exponer nuestras virtudes y salir a ganar siempre. En el último mes se va a ver realmente para qué está hecho este equipo.

“Es fundamental no especular. Nos da la vida salir a ganar todos los partidos”

¿Cómo motivas a tus jugadores cada semana?
Quiero que el equipo sea ambicioso cada domingo y utilizo el partido que acaba de terminar para poner en valor y reforzar aquellos aspectos que hacemos bien para que los jugadores se sientan seguros y damos dos o tres pinceladas de aquello en lo que se puede evolucionar buscando la mejora individual de cada jugador y que entienda que esa mejora suma mucho al grupo. La prueba está en Pablo Vigo. Hemos corregido dos cosas básicas a un chico de 30 y pico años, sufrió dos meses para entenderlas y ahora que llegó a reconducirlas y, aún sabiendo que conmigo el error forma parte del juego, se siente más cómodo y participativo y está a un nivel alto.

Parece que en las últimas jornadas has encontrado un once tipo. ¿Qué le aporta eso al equipo?
Aporta confianza individual y confianza colectiva porque, si se repite una alineación, es que algo se está haciendo bien. Tal vez perjudica a esos futbolistas que pierden ritmo competitivo pero son jugadores a los que les gusta el fútbol y siempre dan un buen nivel semanal. Si un futbolista ve que no compite en dos o tres semanas, a nivel mental puede creer que le va a faltar ritmo.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *