Atlético Coruña

Nuestros seguidores en las redes entrevistan a Alejandro Expósito ‘Posi’, entrenador del Juvenil A

Qué tres jugadores con más proyección destacarías de cara a jugar con el primer equipo en un futuro?
No me gustaría destacar a ningún jugador. Todos podrían dar el salto, capacidad tienen de sobra.

El mejor recuerdo del ascenso con el Cadete A.
Recuerdo muchos partidos, muchos momentos, fue un gran año. Me viene a la cabeza cuando, a falta de cuatro jornadas, metimos el 1-0 contra el Bergantiños en el descuento, que nos daba prácticamente el ascenso. Ver la cara de los chicos y la celebración. Cuando la jornada anterior fuimos capaces de sacar una victoria en Viveiro jugando con uno menos 60 minutos…

Si el Juvenil A asciende, ¿prometes raparte la cabeza?
Puedo prometer cualquier otra cosa, pero raparme no. Aunque si conseguís que Adri se comprometa conmigo, podemos llegar a un acuerdo (risas).

¿Te ves en un futuro entrenando al primer equipo del Montañeros?
Eso nunca se sabe. En todos lo ámbitos de la vida creo en el presente, el futuro queda muy lejos… Ahora mismo tenemos un gran entrenador que va a hacer un gran trabajo y va a salvar el equipo y ojalá consiga muchos más éxitos en el club. Si algún día llega el momento de entrenar al primer equipo asumiré el proyecto con gran ilusión y mucho trabajo, como hago siempre.

¿Es verdad que Adri es como el profe Ortega metiendo caña a los chavales?
Adri es muy exigente en el trabajo físico, tiene que ser así. Los chicos están muy contentos con él y se lo agradecen cuando ven los resultados de todo ese trabajo. Adri es mucho más que el preparador físico, es indispensable.

Sigue trabajando en silencio y deja que tus logros hagan el ruido. A por el ascenso.
Muchas gracias, tiene que ser así. Tenemos fe ciega en el grupo.

¿No te encajaba Xosé en el cuerpo técnico para el futuro ascenso del Juvenil A?
Todo el que pueda sumar es bienvenido en cualquier cuerpo técnico. Xosé dominaba muy bien la relación humana con los chicos.

¿Qué fue de Xosé, el chico que estuvo contigo en cadetes y conseguisteis el ascenso a División de Honor?
Sigue en el club. Está entrenando al Prebenjamín A. Ya entrenó esa categoría el año pasado y fueron terceros de Galicia.

¿Ligas mucho paseando a los perros?
Ligan más ellos paseando conmigo (risas).

¿Quién fue tu maestro en el fútbol base del Deportivo?
Tuve la gran suerte de coincidir con grandes profesionales en los siete años que pasé allí. De todos pude aprender.

En un futuro, ¿volverías al Depor o al Lugo?
Ahora mismo sólo pienso en el Montañeros y en trabajar al máximo para que el club siga creciendo. Nunca se sabe, fueron sitios en los que fui feliz, me trataron genial y pude mejorar mucho. Lo que nos traerá el futuro, nadie lo sabe.

¿Sales mucho de fiesta? Defínete como persona.
Apenas salgo de fiesta ya, de vez en cuando.

Jugándote la liga, ¿elegirías Juvenil A o Alevín A?
Haría lo imposible por poder estar en los dos sitios. Rezaría para que no coincidieran los horarios.

¿Qué tres entrenadores del Montañeros te llevarías a una isla desierta de vacaciones?
Pregunta complicada. A Adri seguro, ya que me aguanta todos los días y las vacaciones bien se las merece. Después… Tendría que consultarlo con el cuerpo técnico, que me hagan pensar pros y contras… (risas).

¿Ascenderá este año el Juvenil A?
Un ascenso depende de muchos factores. Tenemos que buscar más regularidad en los resultados, pero que nadie dude que el Juvenil A va a luchar por ello.

¿Echas de menos los entrenamientos matinales con Manu Santiso?
Por supuesto, era un trabajador incansable. ¿Quién le enseña ahora a ajustar los tiros?

Resultado del Infantil A esta semana.
Victoria siempre, sea contra quien sea.

¿Te gustan los animalitos? ¿Tienes mascotas?
Hay que definir animalitos… Tengo dos perros.

¿Qué opinas de Borja? Dile que se quede mucho más tiempo aquí.
Gran persona y entrenador, ya es un gallego más.

¿Cómo motivas a tus jugadores?
A los jugadores tenemos que motivarlos en cada sesión, en cada partido. Tratamos de hacer tareas para ello, que se diviertan, que aprendan, que muchas tareas sean competitivas, que vean que mejoran con ellas… El fin de semana tienen que ser conscientes de que les toca demostrar su capacidad y el trabajo semanal realizado. TODO GRUPO LUCHA POR UN OBJETIVO COMÚN.

¿Qué cualidades necesita un entrenador para dirigir un equipo?
Esa es una pregunta muy compleja. Cada grupo es distinto y cada entrenador también. Un entrenador que encaja muy bien con un grupo puede que no lo haga de la misma manera con otro. Pero tiene que saber de táctica, técnica, gestión humana… Tener un gran LIDERAZGO.

¿Te gustaría entrenar en categorías superiores?
Soy feliz entrenando donde estoy. Ya entrené y pude estar en mejores categorías, pero no creo que en este momento fuera igual de feliz que en la que considero mi casa. En el futuro nadie sabe dónde estará, me imagino que la motivación siempre lleva a querer seguir dando pasos, no lo sé.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
Poder dedicar la mayor parte de mi tiempo laboral a mi pasión. Me considero un privilegiado.

¿Qué opinas de esos padres que, en vez de ir a animar, se creen los entrenadores del equipo?
Creo que los padres deben sumar, nunca restar. Y este tipo de padres, desde luego, restan. ¿Te imaginas a los padres diciéndole al profesor/a de matemáticas cómo debe de dar la clase? Los tacharíamos de locos, ¿no?

De los clubes en los que has estado, ¿cuál destacarías?
Todos son muy distintos, pero si me haces elegir, destacaría al Montañeros, por las ganas de crecer que tenemos todos los que formamos el club.

¿Dónde te ves entrenando en el futuro?
Ahora mismo sólo me veo de morado, sin duda, pero no tengo una bolita de cristal. Lo que tengo claro es que me veo entrenando donde sea feliz y donde la motivación y la confianza sea máxima. Eso es algo esencial.

¿Por cuál de los cargos que desempeñas en el club tienes más pasión?
Tengo la suerte de hacer varias funciones dentro del club y todas me gustan. Pero a mí me encanta entrenar. Nada es comparable con preparar una sesión, realizarla como la planeaste y ver a tu equipo competir el fin de semana como a ti te gusta.

¿Qué queda del Posi que empezó a entrenar hace quince años con el Posi actual?
Buf, hace ya 15 años. Pues soy mucho menos impulsivo, analizo mejor las cosas en ciertos momentos y, evidentemente, estoy mucho más preparado. Los entrenadores nunca debemos dejar de aprender. Lo que mantengo y nunca cambiará es la ilusión y las ganas de trabajar y mejorar. Me acuerdo cuando, con 17 años, entrené a mi primer equipo, el Alevín A del Rayo Sadense. Todo lo que ha pasado desde aquello… Siempre le agradeceré al presi (Andrés Pena) haberme dado la oportunidad.

¿Cómo le gustan a Posi los entrenamientos?
Me gustan los entrenamientos en el que los jugadores tienen que pensar y decidir. Que las tareas tengan un sentido y una evolución dentro de la sesión. A partir de ahí, mecanizar ciertos comportamientos dentro de las posiciones para trabajar nuestro modelo de juego y aprovechar ciertos momentos de los entrenamientos para que los jugadores sepan lo que nos vamos a encontrar el fin de semana… Y por supuesto, un ritmo muy alto en todas las acciones.

¿Qué estilo de juego es el que más te gusta?
Me gusta que mis equipos sean protagonistas con el balón, que dominen y que sean capaces de transitar bien y, a nivel defensivo, serios. Evidentemente, cada grupo es un mundo y a partir de esa idea tienes que buscar los matices que mejor se adapten al equipo para sacar el mayor rendimiento.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *